L
ADING

ASÍ FUE LA VICTORIA DE JOSH SHEEHAN EN NAVARRA


Josh Sheehan se impone en el Mini Lurauto X-Gravity disputado en el Navarra Arena de Pamplona, donde el público disfrutó de lo lindo con la actuación de los mejores pilotos de motocross freestyle

El público disfrutó de lo lindo y el espectáculo fue de altura. Los mejores pilotos de motocross freestyle se dieron cita el sábado en el Navarra Arena de Pamplona con motivo del Mini Lurauto X-Gravity y hubo dos grandes triunfadores: los espectadores, que vieron una exhibición de primer nivel, y Josh Sheehan, ganador de esta primera edición. Le siguieron en el podio Taka Higashino y Maikel Melero, segundo y tercero respectivamente.

Los diferentes pilotos deleitaron al público con trucos que en pocos lugares del planeta se ven. El sábado el turno fue para la capital navarra. Miles de personas abarrotaron el Navarra Arena y Josh Sheehan se llevó el gato al agua. Era uno de los principales favoritos y no defraudó. Sus trucos asombraron a los habituales en este tipo de eventos deportivos, pero también a los muchos curiosos que acudieron a la cita para ver a los mejores especialistas del mundo.

El reciente ganador de los X-Games y piloto a batir, Tom Pagès demostró desde la primera ronda su supremacía pero una caída en la segunda ronda le privaron del podio. Afortunadamente todo quedo en un susto y Tom pudo retomar su moto regalando al público un impresionante doble backflip.

En un escenario en el que cincuenta camiones de tierra lo convirtieron en un circuito de calidad, las rampas de despegue y de aterrizaje ya asombraron incluso antes de la aparición de los pilotos. El público las observaba con curiosidad. ¿Serán capaces de ejecutar sus trucos en esas seis rampas metálicas de última generación? ¡Vaya si fueron capaces! Los ángulos en las rampas de aterrizaje estaban pensados para evitar sustos y, claro, para facilitar a los pilotos su trabajo. Pura tecnología.

Aunque, para tecnología la que se vio y se escuchó. El Mini Lurauto X-Gravity no solo fue un espectáculo deportivo de primer nivel, también fue una exhibición en cuanto a iluminación, sonido, pantallas gigantes… Como si de un concierto se tratara. Magia y espectáculo. No hay otra forma de definirlo.

En definitiva, el Mini Lurauto X-Gravity cautivó a los miles de aficionados y curiosos que abarrotaron el Navarra Arena. Josh Sheehan fue el triunfador deportivo, aunque todos y cada uno de los pilotos deleitaron a los aficionados. El espectáculo fue todo un éxito.

  • Comparte:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *